Uno de los puntos más inquietantes que han traído consigo la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, y la consiguiente necesidad de implementar programas de prevención penal, es la falta de criterios claros sobre la responsabilidad penal de los denominados compliance officer. Es decir, los encargados de la vigilancia del sistema de controles que forman el denominado compliance.

Cuando los controles fallan, se revelan insuficientes, y surge un hecho delictivo en el seno de la empresa ¿responde también penalmente el propio compliance officer?

Diego Cabezuela nos lo aclara en este interesante artículo que publica Lawyerpress

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR