La reciente modificación de la Ley de sociedades de capital sobre el DERECHO DE SEPARACIÓN EN CASO DE FALTA DE DISTRIBUCIÓN DE DIVIDENDOS

Dicen que año nuevo, vida nueva. Y es que este dicho tan popular bien se podría aplicar al derecho de separación del socio por no reparto de dividendos.

La Ley 11/2018, de 28 de diciembre, viene a modificar, entre otras disposiciones, el Código de Comercio y la Ley de Sociedades de Capital. En este artículo voy a tratar de exponer una de las modificaciones que, a mi parecer, resulta más relevante.

¿Cómo estaba configurado el derecho de separación del socio por no reparto de dividendos?

Antes de la nueva redacción del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital, se le permitía al socio que hubiera votado a favor de la distribución de los beneficios sociales el derecho de separación, si es que la Junta General no hubiese acordado la distribución de los beneficios propios de la explotación del objeto social.

Es destacable, por lo que se dirá, que el derecho de separación del socio operaba si la Junta General no acordara la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios obtenidos durante el ejercicio anterior.

¿Cómo queda configurado el derecho de separación en el actual redactado de la norma?

En la actualidad, lo más relevante del nuevo redactado es que el derecho de separación puede ser suprimido con una modificación estatutaria.

En efecto, si los Estatutos sociales prevén la no aplicación del derecho de separación por no reparto de dividendos, el socio que vote a favor del reparto, en caso que la Junta General no lo acuerde, no dispondrá de dicho derecho de separación.

Otra modificación importante es la fórmula para calcular el importe mínimo a repartir para impedir que opere el derecho de separación. En la anterior redacción la base del cálculo era un tercio de los beneficios propios de explotación, pasando en la actualidad al veinticinco por ciento de los beneficios obtenidos durante el ejercicio anterior que sean distribuibles siempre que se hayan obtenido beneficios en los tres ejercicios anteriores.

Cabe decir que para la supresión o modificación de la causa de separación será necesario el consentimiento de todos los socios (acuerdo unánime), salvo que se le reconozca dicho derecho de separación al socio que no hubiera votado a favor del acuerdo de supresión/modificación señalado.

En conclusión, al fin el legislador ha abordado la reforma de este derecho y, en lo que ahora interesa, es que desde el 30 de diciembre, las juntas generales que se hayan celebrado o se celebren, quedarán sujetas al nuevo régimen. Es por ello que, en caso que una sociedad no quiera acogerse al nuevo régimen, deberá modificar los estatutos para evitar su aplicación.

Antonio Pastor
Socio Círculo Legal Barcelona
Área Derecho Mercantil y Bancario.

 

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

_ga, _gat, _gid, _gal, _gat_ID, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types], _icl_current_admin_language, _icl_current_language,

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

_ga, _gat, _guid, __utma, __utmz, disqus_unique, DSID, ads_prefs, _ga, auth_token