No es necesario renunciar a percibir una herencia, por el simple temor a poder verse afectado por las deudas que tenía contraídas en vida el fallecido. Y ello se debe a que existe una vía legal poco conocida, pero recogida en los artículos 1010 y siguientes del Código Civil, que posibilita al heredero aceptar una herencia sin que tenga que responder él personalmente por las deudas y cargas hipotecarias que conforman el pasivo de la herencia y gravan los bienes que lo componen.

Interesante tema del que habla ampliamente nuestra socia Carmen Gonzalez, en el artículo que ahora les acompañamos y que publicaba el pasado 12 de julio Lawyerpress.

Download Attachments

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR